lunes, 1 de diciembre de 2008

MI GRANO DE ARENA


Todo comenzó cuando me enfermé de Hepatitis, y lo único que atinó a decirme la Doctora fue, "para la Hepatitis no hay remedios, haga reposo y no coma chocolates ni frituras".
Pensé: ¿estudiaste tantos años para decirme solo eso?, lo peor es que ya había dado vueltas por una salita y un hospital público, en la salita me dijeron "mejor anda a un hospital", en el Hospital, me hicieron una placa de tórax y me dieron un antibiótico, porque teóricamente tenia una infección pulmonar. Como no aguantaba del dolor le pedí algo para el dolor, me dio un analgésico (lo único que me sirvió para combatir los fuertes dolores abdominales).
Lo curioso fue que cuando estaba en la salita esperando que me atendieran vi en un cartel un afiche con los síntomas de hepatitis, eran todos los que tenia yo, y dije "tengo hepatitis", teniendo 19 años con cero preparación mirando un afiche había hecho mi diagnóstico, que luego de tantas vueltas gastando como 60 pesos en antibióticos que nunca use y que no me sirvieron para nada, terminé conociendo en una clínica privada, que dicho sea de paso fue donde vi mas adelante como a mi viejo lo dejaron morir.

Esté pequeño relato sirve a modo de introducción a lo que fue el comienzo de mi investigación sobre estos temas. Al seguir la doctrina peronista, al sufrir viendo como perdiamos a grandes luchadores por enfermedades curables. Pensé muchas veces en hacer compartir lo sé, pero
¿Cómo?, bien aquí es mi grano de arena a la revolución, es compartir métodos de curación sanos, verdaderos, económicos, y desmitificar todas las pelotudeces que pueda , desde esta humilde célula combativa.
Así que desde acá, desde NATURAL, MISTICA PERONISTA, trataré como médico de guerra en ayudar a mis compañeros a seguir esta lucha, y que no se vean atrapados en las manos de los doctores (mercenarios de las farmacéuticas) de la actualidad.

El cuerpo es anarquista, ¡se cura SOLO! (la naturaleza misma se autorregula)

No hay comentarios:

Publicar un comentario


Movimiento Peroncho!

¡Para que no nos laven el mate!

¡Para que no nos laven el mate!