miércoles, 31 de diciembre de 2008

La Doc. Susana Lamedi "Educando al enfermo"

Capusotto y este programa lo mejor de la tv, ¡Que lo disfruten!



lunes, 29 de diciembre de 2008

Repensar el Sida

RETHINKING AIDS (repensar el sida)

Los trabajos de investigación científica del grupo de médicos, virólogos, ingenieros químicos, doctores en biología molecular y demás científicos conforman el Comité Mundial por el Replanteamiento Científico del SIDA, (Rethinking AIDS), y es su presidente el Dr. Roberto A. Giraldo.

Este comité esta conformado por más de 5000 médicos de 50 países y por 5 premios Nobel que se han unido con el fin de presentar a la opinión pública mundial una alternativa de tratamiento al SIDA y la teoría sobre el origen tóxico-nutricional del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA).

Aca adjunto un videito, ¡en ingles! para el que pueda aprovecharlo. Me resulta muy difícil conseguir info de este tipo en castellano, ni hablar en multimedia. Y mi inglés no es lo suficientemente bueno como para traducir, ojalá lo disfruten (aunque la verdad es dolorosa, es hermoso salir de la ignorancia).
Mentes abiertas, nadie sabe todo de todo, todos seguimos aprendiendo día a día.

viernes, 26 de diciembre de 2008

SIDA = HIV ,La gran MENTIRA


Este tema siempre me llevó a innumerables discusiones, esta tan arraigado, que cuesta creer lo contrario, ¡como hacer cambiar de idea a un gorila sobre el General!
En fin aca extraigo algunos datos sobre el tema. En resumén, la idea del virus HIV con pandemia mundial que acabará con todo, es una mentira, una gran mentira. Una mentira para matar negros, y gente que la elite no necesita. Esto no es algo que solo extraigo de Internet, es una hipotesis muy fuerte dicha por expertos cuya voz no es escuchada por los medios oficiales. Ojala sirva esto para generar un poco de duda sobre este gran tema!


¿Cómo se inventa la epidemia de sida en el tercer mundo?
Es muy sencillo. Se martillea a las personas con la cantinela de que existe una epidemia de sida en el tercer mundo a través de los grandes medios de comunicación.
Pero se les oculta que hay cientos de científicos de prestigio internacional e incluso 3 Premios Nobel de Bioquímica y Biología molecular, que niegan que el sida sea causado por un virus y que sea una enfermedad transmisible y ni siquiera infecciosa. Los Premios Nobel son: Bárbara McClintock, de Cold Spring Harbor, por el descubrimiento de los genes saltarines; Walter Gilbert, de Boston, por la secuenciación rápida del ADN; Kary Mullis, de San Diego, por la PCR (reacción en cadena polimerasa).
Los científicos norteamericanos que piden una reevaluación de la hipótesis oficial del sida se han reagrupado en la asociación Reappraising Aids ( contacto en esta sección), que en 1992 incluía 40 firmas y un año más tarde 400.
Se les oculta que los criterios diagnósticos en África y occidente son distintos. Se les oculta que la definición de sida en África se hace sin tests, con criterios diagnósticos (avalados por la OMS), que incluyen los síntomas más comunes de las enfermeddes endémicas en ese continente. Se les oculta que los tests del sida son inespecíficos, especialmente el test Elisa, que es el mayoritariamente utilizado en África. Se les oculta que, con esta definición, las enfermedades de la pobreza están siendo redefinidas como sida.

El ejemplo favorito de los medios de comunicación es África.
Los medios de comunicación nos aterrorizan con la "terrible epidemia" venida del tercer mundo, y especialmente del continente negro, que avanza inexorablemente hacia nosotros.

Pero, realmente ¿Hay una epidemia de sida en África?:
No, simplemente se están renombrando como sida las enfermedades de la pobreza, y se ocultan y manipulan datos epidemiológicos que cuestionan la hipótesis oficial.
¿Cómo es posible que esto no se sepa?. ¿Cómo es posible que los medios de comunicación no hayan hablado de ello?:
Porque existe una censura explícita o implícita, pero que de cualquier modo, funciona efectivamente.

Los medios de comunicación de masas, financiados por los gerentes industriales y bancarios del orden mundial, han conseguido que el grado de desinformación del público sea prácticamente universal.
Han conseguido, por supuesto, uno de sus objetivos de marketing: aterrorizar a la población general sobre la epidemia que nos amenaza desde el Sur, desde los países que hemos explotado y destruido desde el Norte.
Por ejemplo, los suplementos de salud del diario El Mundo, cuyas informaciones sesgadas sobre el sida y sobre las medicinas heterodoxas hemos criticado en repetidas ocasiones, tienen anuncios en esos mismos suplementos de multinacionales farmacéuticas tan prestigiosas como Bayer, acusada de ser responsable del síndrome tóxico con su pesticida Nemacur (ver nºs 43 y nº46 de Medicina Holística ) y cuyo origen se remonta al desmantelamiento de la gigantesca y siniestra empresa IG Farben, que fabricaba el gas de exterminio que acabó con la vida de millones de personas en los campos de concentración nazis. (Ver "El origen nazi de algunas compañías farmacéuticas", nº 52, sección de Breves).

¿Cómo es posible que los responsables del sida en el tercer mundo no se hayan dado cuanta del fraude?:
Hasta a un estudiante de medicina imbécil no se le habría pasado por alto que los 3 criterios mayores, como el adelgazamiento (algo habitual en África), la diarrea, la fiebre (síntomas ambos de las enfermedades hídricas endémicas), y muchos de los criterios menores, como la tos, son simplemente los síntomas de las enfermedades corrientes en los países pobres: tuberculosis, paludismo, y enfermedades infecciosas inevitables debidas a la falta de agua potable y a la desnutrición creciente.
Tal vez nuestros atontados médicos no sepan que el SINA (Síndrome de Inmunodeficiencia Nutricional Adquirida) estaba descrito mucho antes de que se inventara el origen vírico del sida. Su origen era simplemente la falta de alimentos y, especialmente, de proteínas, que asegurasen un correcto funcionamiento del sistema inmunitario.
Pero no es posible que los profesionales responsables de los programas de sida en el tercer mundo, que están informados de los criterios diagnósticos, vayan mas allá del límite de la imbecilidad promocionando la epidemia de sida sin saber lo que están haciendo. La única explicación es que estos profesionales se han convertido en asesinos asalariados de las instituciones que fomentan el fraude epidemiológico racista que los responsables del nuevo orden mundial pretenden que nos traguemos.

¿Para que se redefinen las enfermedades de la pobreza como sida?. Muy sencillo. RACISMO
En primer lugar tenemos motivos racistas:
El primer modelo del sida como cáncer gay se enfrentaba con numerosas oposiciones (y el posible voto gay), el segundo modelo responsabilizando a los haitianos, aunque ya era un modelo racista no se sostuvo.
Paralelamente, se fue desarrollando un diseño del sida que pretendía convencernos de que el origen del sida era negro y africano; un modelo que incluía hipótesis descabelladas tan variadas e indocumentadas como que el sida se habría transmitido de los monos a los africanos por relaciones sexuales, por inyectarse sangre de monos como afrodiasíacos, por comer monos o porque los niños jugaban con monos muertos, etc. (Chirimuta); Unas hipótesis tan disparatadas como descaradamente racistas.
Y esto a pesar de que las cifras oficiales de la OMS eran en 1986 de 1.069 africanos afectados, en contraste con 26.566 en Estados Unidos. Unas cifras que, evidentemente, cuestionaban el origen africano del sida que se estaba promocionando.
Los CDC enviaron a sus investigadores a África para documentar en estudios trucados que el origen del sida venía de los negros. Además, pretendieron justificar las predicciones de la hipótesis oficial de que el sida se transmitía heterosexualmente. Esta predicción ha fracasado en occidente, donde el sida sigue restringido a hombres (80-90%).
La OMS aceptó la impresentable definición de caso de sida africano, definición de Bangui, cubriéndose de mierda por ello.

EUGENISMO
Por un lado, se redefinen las enfermedades de la pobreza creciente como sida.
De este modo, los pobres ya no se mueren del subdesarrollo provocado por el mundo desarrollado y son diagnosticados de sida. Algo mucho más presentable y tranquilizador para los ciudadanos de los países que son responsables de su pobreza.

Extraído de:
http://www.amcmh.org/PagAMC/sida/articulos/epidemia.htm

lunes, 15 de diciembre de 2008

Menem, Peron, un chiste con base doctrinaria!


Una maestra en La Rioja, explica en clase que ella es menemista, y entonces pide que levante la mano todo el que también sea seguidor de menemismo. Todos en clase, levantan la mano diciéndose menemistas, excepto una niña que estaba sentada al fondo del salón.

La maestra la miró con sorpresa y preguntó:

- Martita, ¿porqué no levantaste la mano?!
- Porque no soy menemista, señorita
- La maestra, extrañada, preguntó de nuevo:
- Caramba, y si no sos menemista, entonces ¿con quién simpatizas?

- Con los peronistas de Perón (respondió orgullosa la niña)

La maestra, cuyos oídos no podían dar crédito a algo así, exclamó:
¿Martita, hija mía? ¿Que pecado cometiste para ser peronista de Perón?! ¿No ves que esos se quedaron en el 45?

La niña, muy tranquila, respondió:
-Soberanía política, y además mi madre es peronista de Perón, mi padre es peronista de Perón, y mi hermano también es peronista de Perón. Por eso yo
también soy peronista de Perón!! (Remató orgullosa y convencida la pequeña)

- Bueno (replicó irritada la maestra), pero eso no es motivo para ser peronista de Perón. Vos no tenés por qué ser lo que son tus padres... por ejemplo, si tu madre fuera prostituta y drogadicta, tu padre ladrón y corrupto, y tu hermano vago, alcohólico y traficante, entonces vos que serías?

-Seguramente menemista, señorita.

domingo, 14 de diciembre de 2008

Un cuento sobre las cosas....

Y quizás es demasiado yanqui, y esta hecho para que entiendan los yanquis.... pero es interesante.... (en tres partes)





Los Medicina "Ortodoxa" miente sobre el Cancer

Una vez pasé una noche en casa de un amigo mío en París. Este amigo trabajaba para una turbia empresa de estudios económicos y estaba preparando un informe para una compañía fabricante de aperitivos que debía explicar la razón por la que estaba perdiendo tanto dinero. A mi amigo, esta tarea le estaba resultando muy difícil y no conseguía que su trabajo avanzase. Le pregunté qué era exactamente lo que estaba yendo mal. "Es muy sencillo", me dijo. "La razón de que la compañía esté quebrando es que el director gerente es un desastre, y sus dos hijos y su yerno, que dirigen la compañía con él, son aún peor. Pero no puedo decir eso ¿a que no?, porque si lo digo no me pagarán; así que me tengo que inventar otra razón para explicar la crisis que está sufriendo la compañía, y no es fácil, te lo aseguro".
Esta misma situación se ha estado dando durante años en el frente de la cancerología. El cáncer es una enfermedad que, ahora mismo, está afectando a una de cada tres personas; y todo el mundo sabe en su fuero interno, a tenor de los innumerables estudios y desde la experiencia de los grupos vulnerables, que las causas principales son la exposición a productos químicos carcinógenos (que provocan cáncer) y a radiaciones ionizantes provenientes de rayos X, pruebas nucleares y emisiones radioactivas de instalaciones nucleares. Sin embargo, la "ortodoxia del cáncer", encabezada por el Instituto Nacional del Cáncer de los EE.UU y el Fondo Imperial para la Investigación del Cáncer (Imperial Cancer Research Fund) del Reino Unido no admiten este hecho. Tampoco lo hacen, por supuesto, las aún más poderosas industrias química, farmacéutica y nuclear, que son las que financian prácticamente toda la investigación que se realiza sobre las causas del cáncer y que garantizan que la actual epidemia de cáncer se atribuya a cualquier cosa excepto a la exposición a sustancias químicas o radioactividad.

Las cifran han estado aumentando desde el comienzo de la era industrial, puesto que los casos de cáncer hasta entonces habían sido muy raros, y en algunas zonas al parecer inexistentes. Lo mismo se podría decir de otras "enfermedades de la civilización" tales como enfermedad cardíaca isquémica, diabetes, úlcera éptica, apendicitis, venas varicosas y caries; enfermedades cuya incidencia, antes de la muy reciente "quimicalización" del Tercer Mundo, aumentó a la par que el producto nacional bruto per cápita (PNB).
Esto está en consonancia con las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud, según la cual la tasa de cáncer en los años 1967 y 1968 varió de un país a otro de acuerdo con su PNB per capita. Así, la isla Mauricio, con un PNB per cápita de 140 dólares al año en aquella época, tuvo una tasa de cáncer anual de 216 por millón entre los hombres; en Sri Lanka, con un PNB per cápita de 225 dólares fue de 316 por millón; y fue de 1.115 por millón en Portugal, con un PNB per cápita de 479 dólares; mientras que en los EE.UU, con un PNB per cápita por entonces de 3.960 dólares, la cifra fue de 1.698.

De hecho, tal y como se señaló en el famoso informe del Instituto de Massachusetts de Tecnología (M.I.T) de 1997, llamado "Impacto del Hombre en el Medio Ambiente Mundial", "los efectos sinérgicos entre polucionantes químicos están casi siempre presentes". Por ejemplo, una pequeña cantidad de DDT aumenta en gran medida el daño hepático producido por cantidades pequeñas de tetracloruro de carbono. Los efectos tóxicos de este solvente también se ven aumentados en cien veces si uno añade fenobarbital, un fármaco de uso habitual. Además, las sustancias químicas sufren cambios a lo largo de los años (entre otras cosas se corrompen y, en algunos casos, el producto de descomposición puede ser más pernicioso que el material original). Así, el pesticida heptacloro deriva a epóxido de heptacloro y después a epóxido-cetona-heptacloro, siendo cada sustancia más carcinógena que la precedente. Sin embargo, poca investigación se ha llevado a cabo para identificar el posible subproducto derivado de muchas otras sustancias químicas potencialmente carcinógenas que se producen.
Otro problema es que tiende a haber un largo retraso entre la exposición al carcinógeno y el desarrollo de diferentes tipos de cáncer. Pueden llegar a pasar hasta cuarenta años o incluso más, habiendo cánceres específicos que no se manifiestan hasta la siguiente generación, como es el caso del Dietilestilbestrol (DES), una hormona que en una época se prescribió a mujeres embarazadas, algunas de cuyas hijas desarrollaron como resultado una forma rara de cáncer vaginal.
Naturalmente, sólo resulta "económico" realizar tests durante períodos mucho más cortos de tiempo e, incluso administrando dosis más altas de lo normal, es poco probable que los resultados obtenidos nos digan a ciencia cierta cuales serán los efectos a largo plazo.

Epstein demuestra que, a pesar de las afirmaciones de la "ortodoxia del cáncer" y de los billones invertidos en la investigación del cáncer, se han hecho muy pocos progresos. Los métodos "científicos" convencionales de tratamiento pocas veces son eficaces, excepto en el tratamiento de unas pocas formas aisladas de cáncer, tales como ciertos tipos de leucemia, y ya no hay argumentos válidos que se puedan exponer en contra de la investigación seria sobre métodos "no científicos" alternativos de tratamiento, muchos de los cuales resultan prometedores. Con todo, la mayoría de los científicos están de acuerdo en que se debe poner el acento en la prevención más que en la cura. Sin embargo, para muchos de ellos, la prevención consiste meramente en promover cambios en el estilo de vida, en particular adoptando una dieta rica en vegetales y fruta (tanto si éstos son de cultivo biológico como si han crecido a base de químicos carcinógenos). La prevención para Ross Hume Hall, Epstein y otros científicos serios significa algo más que eso. Incluso, aún cuando los vegetales y frutas frescas de nuestra dieta son de cultivo biológico seguimos estando expuestos a toda clase de sustancias químicas
carcinógenas que están presentes en el aire que respiramos, en la lluvia que cae sobre nuestras cosechas y en el agua que sale de nuestros grifos. A nivel general, la industria experimenta el creciente problema de cómo deshacerse de sus residuos. Los métodos utilizados, que están siendo autorizados de más en más en todos los lugares del mundo, son cada vez más irresponsables. Así, a medida que los vertederos se llenan, la costumbre es incinerar los residuos, incluyendo los residuos plásticos que contienen PCBs, un proceso que con frecuencia conlleva la emisión de dioxinas altamente carcinógenas.

La prevención solamente puede significar la inversión de esta corriente, y esa inversión tiene que ser rápida y eficaz. No podemos seguir permitiendo a los industriales envenenar nuestro medio ambiente con sus materiales carcinógenos. Deben sencillamente dejar de producirlos.
Se hace necesaria una gran campaña popular que les obligue a hacerlo. No se puede admitir ninguna otra alternativa, ni social ni moralmente.

Articulo de EDWARD GOLDSMITH
http://www.amcmh.org/PagAMC/medicina/articulospdf/57MientenExp.pdf

viernes, 5 de diciembre de 2008

DECADENCIA


Decadencia. Ésa es la palabra clave de los tiempos que se viven. La decadencia siempre opera como una señal anticipatorio de lo que viene. Decadencia en las artes, en la filosofía, en la literatura, en la música que se escucha masivamente, en las religiones, en la escala de valores de las gentes. Decadencia.
Imágenes y simulaciones. Simulación de capitalismo competitivo cuando en realidad cada día las megacorporaciones concentran mas dinero y poder. Ello implica una progresiva imposibilidad de libre competencia en cada vez mas mercados. Escandalosas operaciones económicas. Partidos políticos indiferenciados, izquierda y derecha que se entrecruzan, cambian de roles y se miran al espejo, proyectando la misma imagen. Políticos cada día mas parecidos, casi clonados entre si.
Basta con encender el televisor para ver cada vez mas la repetición al infinito, a toda hora, de los crímenes que se producen en las ciudades, en las periferias, que ayudan a encubrir las verdaderas noticias que permanecen ocultas tras el efecto hipnótico de la televisión, donde ya se pude ver casi cualquier basura travestida de noticiario, de programa periodístico, de espectáculo, de entretenimiento, o de parodia de la realidad
que se copia y copia a si misma.
Es suficiente con salir a la calle o ir a una discoteca por las noches, en cualquier ciudad importante del mundo, para ver como han cambiado las cosas; la juventud ha sido cautivada en buena medida por la cocaína, el éxtasis, el alcohol, la prostitucion y fenómenos aun mucho mas grotescos, tristes y preocupantes. Pero a la vez se presiente, se intuye, una confusa señal de necesario y saludable fin de fiesta que en algún momento deberá ocurrir.
El bombardeo desinformativo que recibimos de los medios cada día nos hace desconfiar más del vecino, del desconocido, del conocido, del semejante y del diferente. Relaciones sociales de grupos cada vez más cerrados en si mismos, amistades cada día más ceñidas al ciberespacio, email y al Chat.
El gran desarrollo tecnológico que se evidencia cada vez mas debe ser tomado como otra manifestación de la decadencia que impera y del ocaso que se avecina, dada la invención cada vez mayo de tecnologías superfluas y carentes de valor: cuando en un teléfono celular en miniatura se incluye filmadora, conexión a Internet, etc., o cuando se generan automóviles capaces de llegar a 300 kilómetros por hora, solo se desperdicia talento humano en aras de un consumo imposible.
Esos son los pobres límites de la nueva esclavitud que el capitalismo corporativo, amparado por la fachada perversa de la supuesta democracia representativa y republicana, llama libertad. Pocos, en realidad pueden ser libres, libres en serio – y asumen las consecuencias, que no son simples-, pero aun así no dejan de padecer – y a veces mucho mas- el sistema cruel que sufren e intentan desconocer quienes están de lleno inmersos en el.
Fragmento de "NADIE VIO MATRIX", Walter Graciano.




martes, 2 de diciembre de 2008

Entendiendo el porque la medicina actual es lo que es


A comienzos del siglo, las fundaciones Carnegie y Rockefeller subvencionaron un estudio sobre las universidades de medicina. El propósito era averiguar que universidades estarían mas interesadas en promover la “medicina científica”, y por lo tanto en promover las recién desarrolladas industrias tecnológicas basadas en fármacos y los hospitales. El informe Flexner, publicado en 1910 por la American Medical Association tras la realización del estudio mencionado, recomendaba que el apoyo financiero de las fundaciones solamente concedido a aquellas universidades comprometidas con la investigación científica basada en los modelos desarrollados en el siglo diecinueve. Todas las terapias no basadas en el modelo cartesiano fueron consideradas no científicas y por lo tanto quedarían privadas de apoyo.

Solo sobrevivió un 20 por ciento de las universidades incluidas en el estudio. El otro 80 por ciento adhería a la “doctrina vitalista”, que aseguraba que “el hombre ayuda, pero la naturaleza cura”, la Naturopatía, la Homeopatía y Fitoterapia fueron apartadas de la corriente principal y relegadas a la condición de medicinas populares. Finalmente quedaron desacreditadas por falta de recursos y por el acoso político.

Anteriormente la mayoría de los médicos eran ayudantes, aliados y alentadores de las personas que luchaban con las enfermedades en su vida diaria. El medico nuevo se convirtió en la fuente exclusiva del conocimiento especializado y en el héroe aniquilador de la enfermedad. De forma creciente fue delegándose mas autoridad y poder en el medico. Los pacientes fueron educados para que creyesen que solo los médicos sabían la causa de su enfermedad y que solo sus tecnologías o fármacos podían ayudarles.

A medida que se fue profundizando y ampliando la información científica sobre el cuerpo, los médicos y las personas perdieron la fe en la capacidad del organismo humano para curarse a si mismo. ¿Cómo podía alguien que no fuera un ilustrado y sofisticado ingeniero manejar una maquina tan increíblemente compleja y vulnerable? Esta fe fue usurpada de las capacidades de autosanación del cuerpo y puesta en manos de los “expertos”: los médicos.

Extracto de “ENTRE EL CIELO Y LA TIERRA”, Harriet Beinfield y Efrem Korngold Ed. Liebre de Marzo

lunes, 1 de diciembre de 2008

MI GRANO DE ARENA


Todo comenzó cuando me enfermé de Hepatitis, y lo único que atinó a decirme la Doctora fue, "para la Hepatitis no hay remedios, haga reposo y no coma chocolates ni frituras".
Pensé: ¿estudiaste tantos años para decirme solo eso?, lo peor es que ya había dado vueltas por una salita y un hospital público, en la salita me dijeron "mejor anda a un hospital", en el Hospital, me hicieron una placa de tórax y me dieron un antibiótico, porque teóricamente tenia una infección pulmonar. Como no aguantaba del dolor le pedí algo para el dolor, me dio un analgésico (lo único que me sirvió para combatir los fuertes dolores abdominales).
Lo curioso fue que cuando estaba en la salita esperando que me atendieran vi en un cartel un afiche con los síntomas de hepatitis, eran todos los que tenia yo, y dije "tengo hepatitis", teniendo 19 años con cero preparación mirando un afiche había hecho mi diagnóstico, que luego de tantas vueltas gastando como 60 pesos en antibióticos que nunca use y que no me sirvieron para nada, terminé conociendo en una clínica privada, que dicho sea de paso fue donde vi mas adelante como a mi viejo lo dejaron morir.

Esté pequeño relato sirve a modo de introducción a lo que fue el comienzo de mi investigación sobre estos temas. Al seguir la doctrina peronista, al sufrir viendo como perdiamos a grandes luchadores por enfermedades curables. Pensé muchas veces en hacer compartir lo sé, pero
¿Cómo?, bien aquí es mi grano de arena a la revolución, es compartir métodos de curación sanos, verdaderos, económicos, y desmitificar todas las pelotudeces que pueda , desde esta humilde célula combativa.
Así que desde acá, desde NATURAL, MISTICA PERONISTA, trataré como médico de guerra en ayudar a mis compañeros a seguir esta lucha, y que no se vean atrapados en las manos de los doctores (mercenarios de las farmacéuticas) de la actualidad.

El cuerpo es anarquista, ¡se cura SOLO! (la naturaleza misma se autorregula)

Movimiento Peroncho!

¡Para que no nos laven el mate!

¡Para que no nos laven el mate!