viernes, 23 de abril de 2010

Viaje a la medicina natural y tradicional en Cuba (parte 1)

Aquí con el famoso "copy paste" adjunto un artículo sobre el medico naturista Alfredo Embid, en el que cuenta un poco sobre su experiencia en Cuba. A pesar de ser un artículo un poco antiguo me parece interesante el enfoque que hace sobre la mentalidad abierta de los profesionales de la salud en Cuba, en donde el poder de los laboratorios no puede corromperlos.


Diario de un médico naturista por Cuba

Había previsto estar una semana en Cuba y después ir a Méjico a recorrer la sierra mazateca a pie para encontrarme con algunos chamanes, guiado porun experto amigo que vive allí, antes de retomar mi trabajo en agosto en Vietnam. Pero cancelé las vacaciones y me quedé todo el mes en Cuba, trabajando gratuitamente. Voy a explicaros brevemente por qué. Es muy sencillo:

Cuba, los cubanos y su revolución en la sanidad me cautivaron
.

A nivel global hay que reconocer que tienen resultados sorprendentes en la educación (prácticamente no hay analfabetos) y, sobretodo, en el campo de la salud. Os daré algunos datos para que os situéis.
Los resultados de su política sanitaria son, por ejemplo, que han logrado una esperanza de vida de 75 años (a pesar de los problemas que sufren) y la mortalidad infantil más reducida del continente.
Cuba tiene 7.7 por mil de mortalidad infantil contra 65 en Brasil, 14 en EEUU
,
donde se han abierto recientemente hospitales en Chicago para tratar la malnutrición infantil...
Además, hay que considerar que en Cuba la asistencia es gratuita, y que da prioridad a la atención primaria y a la prevención, que son fundamentales para la salud de la población.

Fui
invitado a dar varias conferencias en Holguín, una ciudad universitaria en el centro sur de la isla, en el marco de un congreso de medicinas naturales, que repiten periódicamente en la facultad de medicina. Me sorprendió la masiva asistencia, con más de 500 médicos que practican estas medicinas, así como su interés y su apertura. En la capital me organizaron cursos, conferencias y seminarios cada día sobre acupuntura e inmunidad en diversos hospitales, a los que asistían una media de 50 a 100 médicos. En todos los casos, encontré profesionales muy motivados y muy abiertos.

[...]


Sida

También dí conferencias sobre las visiones disidentes de la hipótesis oficial del sida. En todas ellas me sorprendió encontrar una gran apertura de todos los profesionales, que desconocían la crítica a la versión ortodoxa. Por ejemplo, tras mi primera conferencia en Holguín, los responsables del departamento de inmunología de la facultad de Medicina me invitaron a visitar su departamento y a discutir con ellos al día siguiente. Pasamos gran parte de la mañana en ello. Al final, sus certezas se tambaleaban.

En la capital, me organizaron un encuentro con los responsables del sida a nivel nacional. Por lo menos aceptaron oírme. Su silencio tras mi exposición, reveló claramente a los médicos independientes asistentes su falta de argumentos.

En contraste con este encuentro, algo tenso
(como era de esperar), tuve otro en el Instituto Finlay, que con biotecnología punta se dedica principalmente a fabricar y exportar vacunas y sueros. Fui recibido calurosamente por su directora, la Dra. Concepción Campa Huergo. Se trata de una científica reconocida internacionalmente. Me había preparado una reunión con una plantilla de médicos seleccionados que trabajaban en el Instituto. Empecé mi exposición con transparencias a las 3 de la tarde y a las 8 seguíamos discutiendo, amigablemente.

Las hipótesis de los científicos disidentes del sida fueron bien acogidas. Estos son ejemplos de una apertura imposible de encontrar en nuestros países, corrompidos por los intereses de la industria médico-farmacéutica. Los profesionales cubanos recibieron con sorpresa la hipótesis de que el sida es un invento norteamericano. Están habituados a que se falsifique su historia, pero no sabían que la historia científica sigue los mismos derroteros.

Fueron especialmente sensibles al problema del sida en el tercer mundo, donde se nos pretende hacer creer que existe una epidemia generalizada.


continuará...

1 comentario:

  1. que interesante que es el mundo de la medicina alternativa. Considero que en muchos casos la medicina natural puede ser más efizaz que la medicina moderna y tiene el gran beneficio de que sus medicamentos y prácticas curativas no poseen efectos secundarios

    ResponderEliminar


Movimiento Peroncho!

¡Para que no nos laven el mate!

¡Para que no nos laven el mate!